La verdad sobre nuestra capacidad de ejecución (Y que no siempre queremos admitir)

Artículo escrito por el Coach Renan Temp, de Foz do Iguaçu (Brasil)

 

 

 

¡Hola amigos!

Hace aproximadamente 10 años que estudio y vivo temas relacionados a productividad, emprendedurismo y liderazgo, tanto en mi vida profesional como en la personal. Y lo que siempre me pareció increíble, fue la cantidad de personas con quienes compartí en estos años y que me permitieron notar lo siguiente:

Encuentro 3 tipos de personas:

  • Personas que tienen proyectos y objetivos, pero no sabían cómo organizarse y realizarlos
  • Personas que no tienen mucha ambición y están cómodas con su situación actual.
  • Personas que tienen un foco grande y sienten que saben qué y cómo hacer para alcanzar sus objetivos

Independientemente del tipo de persona que seas, creo que descubrí uno de los factores claves que impiden a que muchas personas puedan realizar las cosas que desean.

¿Donde fallamos en la ejecución?

Una gran mayoría de las personas encuentran maneras de distraerse. Parece que existe un mar de cansancio mental que afecta a las personas con sus olas. Todos los días, prácticamente al mismo tiempo, esa ola las alcanza, y corren hacia sus formas de distracción preferidas. Puede ser televisión, red social, algún juego, dormir, o simplemente quedarse sin pensar en nada. ¿Cuál es el problema? Es que esta práctica ocupa mucho tiempo, y hasta se puede volver un vicio, aumentando cada día, hasta que empieza a afectar momentos antes productivos.

Esta práctica también puede llamarse pérdida de foco. No quiero decir que no debemos descansar, o relajarnos de vez en cuando. La meditación, incluso, es muy indicada para quien quiere reducir el estrés e incluso aumentar la vitalidad y la capacidad cerebral. El inconveniente es que, cuando no controlada, la pérdida de foco (o distracción crónica), es nuestro principal ladrón de energía! ¡Eso mismo, justamente lo contrario de lo que queríamos!

Entonces, ¿qué hacer?

Si pudiera dar solamente dos ideas para mejorar, serian dos pasos:

Paso 1: Hacer de mañana temprano las tareas mas difíciles e importantes del día o de la semana. El motivo es que estás con mas energía, y las chances de buscar distracciones son menores.

Paso 2: Eliminar malos hábitos en pequeños pasos, o sea, elegir un hábito y  trabajar apenas en él, hasta sentirse seguro y ir al próximo. El motivo es que no dependemos apenas de la motivacion para cambiar, sino necesitamos de consistencia y disciplina. Y para eso, no hay que exagerar, sino hacer un poco cada día.

¿Qué tal llegar a casa hoy y no prender la televisión, no agarrar el celular, no distraerse con nada, y sólo poner toda tu energía y tiempo en tu familia, en ese proyecto soñado, o incluso invertir tiempo en vos mismo.

No es tu culpa que haya tantas distracciones en el mundo, pero es tu responsabilidad no ser rehén de ellas.

Be the first to comment on "La verdad sobre nuestra capacidad de ejecución (Y que no siempre queremos admitir)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*